Deja De Pagar Por Lo Que No Usas – y Otros Consejos Para Ahorrar Dinero En La Cuarentena

Deja De Pagar Por Lo Que No Usas – y Otros Consejos Para Ahorrar Dinero En La Cuarentena

Cuando pienso cuanto tiempo llevo en cuarentena, pienso en esa escena de Titanic

En serio, cuando reflexiono sobre mi perspectiva actual versus en el comienzo de esta pandemia, siento que estoy a medio camino entre una rutina establecida y recordarme a mí misma que esto es una locura.

En nuestro anterior post Cómo Administrar Tu Tiempo Cuando Estás Desempleado, te recordamos que revises los estados de cuenta de tu tarjeta de crédito y que detectes cualquier gasto recurrente que debas considerar cancelar si no lo has usado en años. Aquí hay más ideas inteligentes para ahorrar dinero durante esta recesión inducida por el Coronavirus.

¡Sólo porque pueda dormir más tiempo estos días, no significa que mi cuenta bancaria también lo haga!


1. Deja de pagar por lo que no usas.

  • Internet – si estás en cuarentena con tu familia, o lejos de donde vives habitualmente, ¿por qué pagar por algo que no estás usando?
  • Pon en pausa tu membresía del gimnasio.
  • Llama a tu proveedor de telefonía móvil y fíjate si puedes obtener una tarifa más baja. Lo más probable es que estés más tiempo en casa y puedas usar WiFi ahora, por lo que es posible que no necesites todos esos datos ilimitados durante un tiempo.
  • Cancela o pon en pausa cualquier otro servicio o clases que no puedas usar, o intenta pedir un reembolso. Antes de que empezara la cuarentena, me inscribí en una clase de guitarra (tenía grandes sueños en ese entonces). Lamentablemente, sólo pude tomar 3 de las 10 clases a las que me inscribí debido al Coronavirus. Pude obtener un crédito a través de la organización que proveyó las clases para aplicar a otras clases en el futuro. No fue perfecto, pero ciertamente es mejor que nada.

2. Aprovechar los ahorros del seguro.

State Farm anunció recientemente que devolverá un dividendo de 2 mil millones de dólares a sus clientes de seguros de automóviles. Esto significa que la mayoría de los clientes pueden esperar ver una reducción del 25% en su factura para el período entre el 20 de marzo y el 31 de mayo.

¡No es para discutir! Consulta con tu proveedor de seguros para ver a qué tipo de descuentos podrías acceder.


3. Reevalúa tus préstamos.

Como recordatorio, los préstamos federales tienen suspensión temporal de cobro hasta septiembre de 2020. Mientras que los prestamistas privados son más estrictos, algunos han comenzado a mostrar libertad de acción.

Cada situación es única, así que no está de más consultar. Recientemente recibí un mensaje de mi proveedor privado de préstamos estudiantiles alentándome a acercarme y discutir mi situación financiera si surge alguna dificultad.

Recuerda que los términos que te ofrecerá un prestamista privado serán probablemente bastante estrictos, un poco como robarle a Pedro para pagar a Pablo, así que asegúrate de sopesar a conciencia todos los pros y los contras de tu elección antes de comprometerte con un plan de acción.


4. Demuestra tus habilidades de negociación.


¿Sabías que es posible negociar las cuotas anuales de las tarjetas de crédito? Si el Wall Street Journal lo dice, entonces debe ser cierto. Uno de mis cursos favoritos de los que tomé en la universidad fue el de Comportamiento Organizacional, enseñado por el ahora conocido Profesor Adam Grant. ¿Mi principal aprendizaje después de todos estos años? Casi todo en la vida es negociable.

Ahora es un gran momento para demostrar esta habilidad, y tienes el beneficio de las desafiantes circunstancias económicas de tu lado. Así que no te quedes sentado esperando un milagro, toma el asunto en tus manos y empieza a pensar en formas de negociar o posponer los pagos de ciertos temas que de otra manera podrían causarte dificultades financieras.


5. Cocina más.

Si no has horneado pan durante esta cuarentena… ¿realmente hiciste la cuarentena? Dejando las bromas a un lado, una rápida revisión de tu feed de redes sociales probablemente revelará que la gente está aprovechando estos tiempos extraños ¡y lanzándose a la cocina!

Cocinar más no debería ser un problema, dado que muchos restaurantes están cerrados. Sin embargo, aún me sorprende con cuántos amigos hablo que aún piden comida por delivery. Después de leer que empresas de reparto como Doordash, Uber Eats, y Grubhub son dueños de restaurantes de precios altos, que ya se enfrentan a márgenes muy estrechos, he doblado mi compromiso de cocinar en casa.

Ayuda el hecho de que estoy en cuarentena con mis padres, que salen a comer fuera quizás dos veces al año como mucho.

La cocina casera es parte de la tradición y la herencia de mi familia y la he adoptado más que nunca. Si bien hay una necesidad y oportunidades para ayudar a los dueños de pequeños negocios, desafortunadamente, la entrega de alimentos no es la respuesta. Considera la posibilidad de comprar una tarjeta de regalo para tu restaurante favorito.


¿Cuáles son algunos de tus consejos favoritos para ahorrar dinero en la cuarentena? ¡Compartelos en los comentarios!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *